La presión arterial, es la fuerza que ejerce la sangre contra el interior de las arterias ( los vasos sanguíneos que transportan sangre rica en oxígeno a todo el organismo.). Cuando  la presión de las arterias se eleva demasiado, se habla de presión arterial o hipertensión.

Hasta el ocho por ciento de las mujeres, padecen hipertensión durante el embarazo. Existen diferentes tipos de hipertensión que afecta a las mujeres embarazadas. Algunos de ellos comienzan antes del embarazo mientras que otros se desarrollan durante su curso. Todos los tipos de hipertensión pueden conllevar riesgos para la mujer embarazada y su bebé.

Existen cuatro tipos principales de hipertensión durante el embarazo:

* Preeclampsia: Este trastorno potencialmente serio se caracteriza por una alta presión arterial y la presencia de proteínas en la orina. Por lo general, se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto.

* Hipertensión gestacional.: Este tipo de hipertensión se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto. Aunque las mujeres con hipertensión gestacional no tiene proteínas en la orina, algunas de ellas desarrollan preeclampsia en una etapa posterior del embarazo.

* Hipertensión crónica: Así se denomina a la presión arterial alta diagnosticada antes del embarazo o antes de las 20 semanas de embarazo. Este tipo de hipertensión no desaparece después del parto.

* Hipertensión crónica con preeclamsia: Aproximadamente el 25 por ciento de las mujeres con hipertensión crónica también desarrolla preeclamsia.

¿ Cuáles son los síntomas de preeclampsia y otros tipos de hipertensión?

La mayoría de las mujeres embarazadas con preeclampsia leve y otros tipos de hipertensión no presentan síntomas. Para poder detectar estos casos, los ginecólogos  miden la presión arterial de la mujer y le realizan un análisis de orina para detectar la presencia de proteínas en cada visita prenatal. Los casos más graves de preeclampsia pueden ir acompañados de :

– Dolores fuertes de cabeza
– Problemas en la vista (visión borrosa, destellos, sensibilidad a la luz)
– Dolor en la región superior derecha del abdomen
– Aumento súbito de peso ( 2.5 kgs. o más en una semana) con retención de líquidos en las piernas
e hinchazón de la cara.

Las mujeres embarazadas deben ponerse en contacto con su ginecólogo inmediatamente si manifiestan cualquiera de éstos síntomas.

La mayoría de éstos casos son leves, con una presión arterial de alrededor de 140/90. No obstante, estos casos también deben recibir el tratamiento adecuado para evitar que empeoren y provoquen problemas graves.

¿Como se trata la preeclampsia??

El tratamiento de la preeclampsia depende de la gravedad del problema y de la etapa del embarazo en la que se encuentra la mujer.
Las mujeres que desarrollan preeclampsia leve al llegar al final del embarazo en término ( a las 37 semanas de gestación o después ) por lo general tienen pocas complicaciones. No obstante, el ginecólogo puede recomendar inducir el parto para evitar cualquier complicación potencial para la madre o el bebé si el embarazo continúa y la preeclampsia empeora.
Si una mujer desarrolla preeclampsia leve antes de cumplir las 37 semanas de embarazo, por lo general el ´ginecólogo le recomendará que reduzca sus actividades. En algunos casos ,puede recomendarse la hospitalización de la mujer embarazada, aunque la mayoría puede permanecer en su casa. Puede realizarse un seguimiento estricto del estado del bebé mediante diferentes estudios,  como ultrasonidos o un monitoreo del ritmo cardiaco fetal.

Por lo general se le  recomienda a la mujer embarazada que se realice análisis de sangre para determinar si la preeclampsia está avanzando y dañando su salud.

¿ Puede una mujer con preeclampsia tener un  parto vaginal??

En el caso de mujeres con preeclampsia, es más aconsejable que tengan un parto vaginal que por cesárea para evitar las  exigencias adicionales impuestas por la cirugía. Por lo general, es apropiado el uso de anestesia epidural en las mujeres con preeclampsia para aliviar el dolor durante el trabajo de parto y el parto  propiamente dicho.
Las mujeres que padecen preeclampsia grave o eclampsia suelen tratarse con un fármaco llamado sulfato de magnesio para evitar convulsiones durante el trabajo del parto y el parto propiamente dicho y durante las primeras 48 horas después de dar a luz. No se ha determinado con precisión si éste fármaco también beneficia a las mujeres con preeclampsia leve.

¿ Cuáles son las causas de la preeclampsia y quiénes están en riesgo??

Aún no se conocen  bien  las causas de la preeclampsia. Aparentemente, podrían influir las anomalías de la placenta, así como factores genéticos, inmunes y ambientales. Los estudios han demostrado que las mujeres son más propensas a desarrollar preeclampsia si tienen cualquiera de los siguientes factores de riesgo.

– Es su primer embarazo
– Tienen antecedentes familiares de preeclampsia
– Tienen antecedentes personales de hipertensión crónica, enfermedad renal, diabetes, ciertas          trombofilias (transtornos de la coagulación sanguínea ), lupus eritematoso sistémico y otros    trastornos autoinmunes.
– Se trata de un embarazo múltiple
– Tienen menos de 20 años de edad ó más de 35
– Son de extracción afroamericana
– Están excedidas de peso
– Tienen antecedentes personales de preeclampsia

¿ Pueden prevenirse la preeclampsia y la hipertensión??

En la actualidad no hay manera de prevenir la preeclampsia ni la hipertensión gestacional.
Por lo tanto, si la paciente tiene varios de los factores de riesgo antes mencionados ,es recomendable que si se desea un embarazo acuda al ginecólogo para un adecuado control prenatal y evitar las complicaciones fatales de la preeclampsia.