Silla Emsella BTL para el tratamiento de la patología genito urinaria

Muchas mujeres padecen en silencio problemas de pérdida involuntaria de orina que afectan notablemente a su calidad de vida. Piensan que es un problema sin solución y lo asumen con resignación. Sin embargo, en muchos casos es necesario fortalecer los músculos del suelo pélvico para corregir estas patologías genito urinarias.

Ahora GINEFEM ofrece a sus pacientes un tratamiento ÚNICO EN CANARIAS capaz de corregir la incontinencia urinaria en sesiones de 30 minutos, sin esfuerzo y, además, con la ropa puesta.

Pide cita en la Unidad Especializada en Patología Genito Urinaria en el 922 241 598 o a través de este formulario.

Es el momento de recuperar tu calidad de vida.

¿Tienes alguna duda o quieres ampliar información?
¡Contáctanos!

Más información

La silla BTL Emsella utiliza la tecnología electromagnética focalizada de alta intensidad (HIFEM) para estimular en profundidad todos los músculos que forman el suelo pélvico. El objetivo es restaurar el control neuromuscular de los mismos.

En una sola sesión se producen miles de contracciones supramáximas de los músculos del suelo pélvico, lo que favorece la rehabilitación de estos en pacientes con patologías genito urinarias.

Los estudios revelan que ha mejorado la calidad de vida del 95% de las mujeres tratadas con esta tecnología.

Antes de comenzar con el tratamiento las pacientes presentan un suelo pélvico débil que no sostiene los órganos pélvicos, lo que produce una falta de control de la vejiga. Tras la estimulación del tratamiento los músculos recobran su fortaleza.

La silla automática se utiliza en mujeres de todas las edades con problemas de incontinencia urinaria u otras patologías genito urinarias.

También se puede utilizar en el tratamiento de la incontinencia urinaria, la impotencia y las erecciones débiles en hombres.

El ginecólogo será quien determine cuántas sesiones son necesarias según las características de cada paciente. Por lo general, el tratamiento se aplica durante unas seis sesiones dos veces a la semana. Cada sesión tiene una duración de 30 minutos.

La paciente tan solo notará un hormigueo y contracciones de los músculos del suelo pélvico. Además, podrá seguir su rutina con total normalidad tras cada sesión.

Desde la primera sesión la paciente notará mejoras, aunque serán más visibles a medida que vaya avanzando en el tratamiento.

  • Reduce en un 75% el uso de compresas.
  • Trata toda la zona del suelo pélvico.
  • Se realiza con la ropa puesta.
  • El 95% de las pacientes se sienten satisfechas.
  • Previene los prolapsos.
  • Refuerza la musculatura del suelo pélvico.
  • Sesiones de solo 30 minutos.
  • Sin realizar ningún esfuerzo.
  • Interesantes ventajas también en los hombres.

Contacta con nosotros

    Deseo recibir información sobre las novedades y promociones de GINEFEM SALUD, S.L.P