El cáncer de cérvix es el cuarto más frecuente y se puede prevenir

21 Mar 2019

El cáncer de cérvix es el cuarto más frecuente y se puede prevenir

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

El cáncer de cérvix es el cuarto tumor más frecuente en las mujeres. Según datos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer en 2018 se diagnosticaron 570.000 nuevos casos de cáncer cervical en todo el mundo.

La principal causa relacionada con el desarrollo de este tipo de cáncer es el Virus del Papiloma Humano, lo que hace que este cáncer se pueda prevenir. Cada 26 de marzo se celebra el Día Mundial del Cáncer de Cérvix para concienciar a la población de la importancia de mantener relaciones sexuales seguras y acudir regularmente a revisiones ginecológicas. Solo así se puede evitar uno de los cánceres más dañinos en la mujer.

¿Cómo prevenir el cáncer de cérvix o de cuello de útero?

La prevención comienza con la vacunación contra el VPH en niñas de 9 a 14 años, es decir, antes del comienzo de la vida sexual. Esta vacuna reduce el riesgo de desarrollar gran parte de los casos de cáncer de cuello de útero.

A partir de los 25 años o cuando el ginecólogo lo determine procedente se deben hacer regularmente pruebas para detectar células anormales o lesiones precancerosas en el cuello del útero. Las pruebas necesarias a realizar son:

  • Citología vaginal
  • Determinación del VPH

Además, se debe realizar un seguimiento periódico para detectar a tiempo lesiones precancerosas. Solo si es detectado en fases iniciales se realiza un sencillo tratamiento con altas tasas de curación.

Las mujeres deben empezar a realizar estas pruebas después de haber iniciado las relaciones sexuales y/o a partir de los 25 años y hasta los 65.

 

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

¿Qué es el Virus del Papiloma Humano?

EL VPH es una enfermedad vírica que se transmite por contacto sexual y la mayoría de los hombres y mujeres sexualmente activos la contraerán en algún momento de su vida.

Exciten más de 100 tipos de VPH y solo 14 son oncógenos. Los tipos 6 y 11 no oncógenos pueden provocar verrugas genitales y papilomatosis respiratorio. Las verrugas son frecuentes y muy contagiosas.

Una vez se contagian suele desaparecer por sí misma tras unos meses. En el 90% de los casos remite tras dos años desde el contagio. Solo en un determinado porcentaje persiste y se transforma en cáncer.

¿Cómo se transforma el VPH en cáncer?

Tal y como mencionamos anteriormente, la mayoría de las infecciones se resuelven por sí misma. Cuando las infecciones se cronifican hay mayor riesgo de que las lesiones precancerosas se transformen en cáncer de cérvix.

En las mujeres con un sistema inmunitario normal tarda unos 15 o 20 años en desarrollarse el cáncer. Cuando tienen el sistema inmune debilitado, como en mujeres con VIH no tratado, puede desarrollarse en 5-10 años.

La vacunación contra el VPH

A día de hoy existen en el mercado vacunas para proteger contra dos tipos de VPH que producen más casos de cáncer de cérvix, es decir, el tipo 16 y 18. También hay otras marcas que protegen contra el tipo 6 y 11, que causan verrugas genitales.

Otras vacunas protegen, además, contra los tipos 31, 33, 45, 52 y 58 relacionados con diferentes tipos de cáncer (uterino, ano, vulva y vagina).

¿Todavía no te has hecho la prueba del VPH? No esperes más. En Ginefem contamos con un equipo especializado en la prevención, diagnóstico y tratamiento de todos los cánceres ginecológicos.

 

    Área de consulta



    Acepto la Política de privacidad

    Escribir un comentario