Labioplastia, cirugía íntima femenina

24 Feb 2021

Labioplastia, cirugía íntima femenina

    Área de consulta



    Acepto la Política de privacidad

    El 60% de las mujeres de entre 20 a 45 años padece hipertrofia genital, que se considera una variación anatómica, nunca una malformación, en sus genitales. Esta situación puede conllevar problemas tanto de tipo estético como funcionales e incluso afectar a la autoestima. Hoy en día este problema se soluciona con una de las intervenciones reina dentro de la cirugía íntima: la labioplastia.

    Pero esta intervención debe ser valorada por el ginecólogo, quien tras explorar y realizar una valoración de la paciente en la consulta ginecológica, le transmitirá la oportunidad o no y las opciones de una intervención de labioplastia y de qué tipo.

    ¿Cuáles son los motivos para que una mujer desee hacerse una labioplastia?

    Las intervenciones de labioplastia han ganado popularidad, pero el deseo de acabar con su hipertrofia genital no debe entenderse como un mero capricho estético o por sentirse más atractiva íntimamente.

    Tener unos labios menores con un exceso de tejido, con una forma alargada particular puede resultar incómodo, no solo por la imagen que presentan, sino porque el roce de ese tejido puede dificultar la práctica de algunos deportes.

    Además, la paciente afectada siente molestias durante las relaciones sexuales; cuando se lleva prendas ajustadas se le puede notar, e incluso para la higiene íntima, además de incrementar la posibilidad de infecciones de repetición.

    ¿Cuándo se considera que existe hipertrofia genital y por qué se genera?

    Lo más común es que los labios menores tengan entre 3 a 3,5 centímetros de largo, si bien su tamaño, prominencia y colocación difieren en cada mujer.

    Se estima que cuando superan los 4 centímetros ya hay una hipertrofia genital, ya que sobresalen de los labios mayores, donde están protegidos. Este aumento de las medidas puede ser en ambos labios menores por igual o de manera diferente, presentando una imagen asimétrica, como un tejido sobrante que cuelga.

    Respecto a cuál es el origen, los estudios apuntan a que se trata de un problema de tipo genético o hereditario, aunque no se descarta que sea a consecuencia del efecto secundario por la toma de algunos fármacos, en los supuestos de tener varios partos o a consecuencia de haber sufrido algún traumatismo.

    ¿Qué es la labioplastia?

    La labioplastia es un tipo de cirugía íntima que tiene los siguientes objetivos:

    • Reducir el tamaño de los labios menores y también en los mayores, cuando se desee.
    • Devolver a esta zona la elasticidad que se ha perdido a consecuencia del paso de los años donde los labios hipertróficos está arrugados y oscuros, o por los daños sufridos tras los partos.
    • Permitir dar un aspecto más adulto en los supuestos en que estén poco desarrollados.

    Tipos de cirugía de labioplastia

    • Reducción de labios menores: Los labios menores, por su tamaño, se salen del espacio de los labios mayores.
    • Reducción de labios mayores: O son demasiado grandes o están caídos por la pérdida de elasticidad, por lo que requiere adelgazarlos de manera natural, consiguiendo además un aspecto más rejuvenecido.

    ¿Cómo se realiza la cirugía de labioplastia?

    Por regla, este tipo de intervención se realiza a través de un láser o con un electro bisturí, con la que se eliminará la parte sobrante, ya sea en los labios menores como en los mayores.

    La cirugía, que dura entre 30 a 60 minutos, se realiza con anestesia local y es ambulatoria, por lo que la paciente se marchará a su casa para seguir su recuperación.

    Postoperatorio de la cirugía de labios genitales

    Durante los primeros días, la zona íntima puede presentar hematomas e inflamación. Para ello, el especialista recetará los medicamentos oportunos.

    Asimismo, se aconseja seguir las siguientes recomendaciones para una perfecta recuperación:

    • Reposo durante los 24 a 48 horas siguientes
    • Evitar esfuerzo físico
    • Evitar movimientos bruscos en la zona pélvica
    • Buena higiene en el área genital con un jabón especial y secando bien la zona
    • Se aconseja no mantener relaciones sexuales durante al menos los 30 primeros días
    • No practicar actividad deportiva que supongan roces en los labios genitales a fin de evitar problemas en la cicatrización.
    • No llevar ropa ajustada

    Pide cita para consulta ginecológica en Ginefem. Llámanos al 922.241.598 o contacta con nosotros a través de nuestro formulario web!

      Área de consulta



      Acepto la Política de privacidad

      Escribir un comentario