¿Puedo dar lactancia materna si tengo coronavirus?

18 Mar 2020

¿Puedo dar lactancia materna si tengo coronavirus?

    Área de consulta



    Acepto la Política de privacidad

    La pandemia del coronavirus a nivel mundial y su llegada a España es un tema que está generando mucha preocupación en la sociedad. En cuanto al embarazo, debemos apuntar que no existe riesgo de transmisión del virus de embarazadas a fetos. Pero, y una vez la madre ha dado a luz, ¿qué sucede con la lactancia materna? 

    Coronavirus y la lactancia materna 

    En primer lugar, no por ser lactantes las madres tienen mayor probabilidad de contraer el virus. De hecho, es la misma que la que tiene cualquier mujer sana.  

    Por otro lado, en caso de contraer la COVID-19, la probabilidad de complicaciones es muy baja ya que la enfermedad suele ser de carácter leve para este colectivo (salvo aquellas mujeres que se encuentren entre los grupos de riesgo por padecer patologías crónicas). 

    Si la madre está infectada, ¿existe riesgo para el bebé? 

    Recientemente Unicef ha lanzado un comunicado en el que aclara que el virus no se transmite a la leche materna, por lo que una mujer infectada no puede contagiar el coronavirus a su bebé al amamantarlo.  

    Además, el hecho de suspender la lactancia materna podría hacer que se produzcan complicaciones añadidas para ambos: riesgo de obstrucciones y mastitis para la madre, y falta de la protección inmunológica que aporta la leche materna para el bebé. 

    Recomendaciones generales de prevención 

    En cualquier caso, el contagio de la madre al recién nacido se podrá producir de la misma forma en que el coronavirus se transmite al resto de la población: por vía respiratoria al contacto con las gotas procedentes de la nariz y la boca cuando una persona infectada tose o exhala.  

    En el caso de estar contagiada, sospechar que pueda estarlo o presentar síntomas, pero se encuentre suficientemente bien como para amamantar a su bebé, se recomienda seguir las siguientes medidas: 

    • Lavarse la manos con frecuencia, especialmente antes y después de la lactancia materna. 
    • Utilizar mascarilla mientras le esté dando el pecho al bebé.  
    • Limpiar o desinfectar superficies y objetos que puedan estar contaminados.

    Por supuesto se deben tomar también las pautas de prevención general tales como cubrirse con el codo al estornudar o toser, evitar tocarse la cara con las manos y utilizar pañuelos desechables. 

    Por último, Unicef detalla que si una madre está muy enferma y no puede amamantar directamente a su bebé, es recomendable que se extraiga la leche para que se la dé un cuidador sano en una taza o una cuchara, y siguiendo siempre las medidas de prevención descritas anteriormente.

     

      Área de consulta



      Acepto la Política de privacidad

       

      Escribir un comentario