Suelo pélvico, sus problemas y tratamientos no invasivos

07 Ene 2021

Suelo pélvico, sus problemas y tratamientos no invasivos

    Área de consulta



    Acepto la Política de privacidad

    El 60% de las mujeres padece trastornos en el suelo pélvico, según los últimos estudios. Sus consecuencias  –pérdidas involuntarias de orina, dolor vaginal, problemas sexuales, etc—limitan la calidad de vida e incluso llega a tener efectos psicológicos como la pérdida de autoestima y problemas de pareja.

    En la actualidad hay varias fórmulas no quirúrgicas y no invasivas para abordar este trastorno. En Ginefem nos ocupamos de diagnosticar cada caso y ofrecer los tratamientos más avanzados tecnológicamente. ¡Te lo explicamos!

    ¿Qué es el suelo pélvico?

    El suelo pélvico está formado por una serie de estructuras de sostén y mantenimiento de los órganos que están dentro de la pelvis, es decir, la vejiga, el útero y el recto, que constituyen los órganos pélvicos en el caso de las mujeres, y su musculatura

    Por tanto, ese conjunto de músculos y ligamientos que cierran la cavidad abdominal en su zona inferior forman lo que se llama suelo pélvico, que tiene como función mantener y sostener de manera recta y adecuada los órganos pélvicos.

    Si estos músculos se debilitan de manera extrema se sufre un descolgamiento de los órganos pélvicos, también llamado prolapso.

    ¿Qué efectos genera el debilitamiento del suelo pélvico?

    El prolapso o descolgamiento de los órganos –recto, vejiga y útero—, a causa del debilitamiento del suelo pélvico o falta de tono muscular, tiene diferentes consecuencias:

    • Incontinencia urinaria
    • Disfunción sexual
    • Dolor en la parte inferior de la espalda o sobre el coxis
    • Dolor durante las relaciones sexuales
    • Sensación de pesadez y/o presión

    ¿Qué motiva el debilitamiento del suelo pélvico?

    Existen diferentes factores que influyen en la pérdida de tono muscular del suelo pélvico.

    Los principales son:

    • Embarazos
    • Partos vaginales
    • La obesidad
    • El estreñimiento crónico
    • Tos crónica
    • La práctica de deportes de impacto
    • Lesiones o cicatrices
    • Cirugías invasivas por un cáncer rectal
    • Menopausia

    Tanto durante los embarazos como en los partos vaginales, la musculatura de la zona pélvica experimenta presión y un estiramiento, por lo que se resiente. Asimismo, cuando se practica alguna episiotomía o se sufre un desgarro.

    El sobrepeso también debilita y afecta a los tejidos que mantienen la vejiga, por lo que es un factor de riesgo para sufrir incontinencia urinaria.

    El estreñimiento crónico no debe entenderse solo en los casos de una persona que acude al baño una vez en semana sino también aquella que, aunque acude a diario, hace mucho esfuerzo para defecar dañando la zona pélvica.

    La presión intra abdominal que se ejerce cuando se practica determinados deportes de impacto o el correr bruscamente o con ejercicios que impliquen saltos también son factores que afectan al suelo pélvico; al igual que la tos crónica de personas fumadoras, preferentemente, que padecen enfermedades respiratorias que se han cronificado.

    Respecto a la menopausia, en esta etapa de la vida de una mujer se genera una pérdida de musculatura, se reduce la producción de estrógenos, falta de colágeno en los tejidos y todo ello favorece que aparezcan alteraciones en el suelo pélvico, desde el prolapso genital, la pérdida de orina y problemas a nivel sexual, que afectan a su calidad de vida.

    Tratamientos para el suelo pélvico

    El objetivo de los tratamientos de suelo pélvico es devolverle su calidad de vida y salvar todos los inconvenientes que genera el prolapso vaginal, desde  la incontinencia urinaria, la sequedad vaginal, los problemas sexuales, entre los principales.

    Para ello, es necesario fortalecer los músculos que forman el suelo pélvico, devolverles su vitalidad y cumplan con su función de sostén de los órganos pélvicos.

    Por ello, en Ginefem se cuenta con uno de los tratamientos más avanzados en la actualidad destinados a corregir la incontinencia involuntaria de orina, como es la silla BTL Emsella y el tratamiento combinado de radiofrecuencia y ultrasonido con el Exilis Ultra 360°, ambas no invasivas y no quirúrgicas, por lo que en algunos casos incluso se pauta un tratamiento combinado de ambos. También se cuenta con el tratamiento Láser FOTONA y la Fisioterapia Ginecológica.

    Funcionamiento de la silla BTL Emsella

    Se trata de tecnología electromagnética focalizada de alta intensidad (HIFEM). Su función consiste en estimular toda la musculatura del suelo pélvico.

    La paciente experimentará beneficios desde la primera sesión, ya que se van a generar miles de contracciones supra máximas de los músculos del suelo pélvico, aplicando calor a los tejidos regenerando los vasos sanguíneos de la zona

    Sus ventajas son muy destacadas, de hecho el 95% de las pacientes que han recibido este tratamiento se sienten satisfechas. Entre sus ventajas está su comodidad, ya que se realiza con la ropa puesta, no precisa de esfuerzos y las sesiones duran unos 30 minutos.

    Los beneficios de los tratamientos con radiofrecuencia y ultrasonido

    El tratamiento con el Exilis Ultra 360 mejora la tensión de los músculos del suelo pélvico y por tanto favorece cualquier problema en el suelo pélvico; además, propicia el rejuvenecimiento vaginal, repara y recupera el colágeno perdido del interior de las paredes vaginales.

    Tratamiento con Láser FOTONA

    Se trata de un láser ginecológico de alta precisión con el que se realizan tratamientos no quirúrgicos y no invasivos. Indicado para mujeres con sequedad vaginal grave durante la etapa de la menopausia.

    Fisioterapia Ginecológica

    Con la fisioterapia ginecológica se abordan aquellas consecuencias que han surgido por el debilitamiento del suelo pélvico, desde las pérdidas de orina, problemas  derivados del paro o embarazo, por alguna cicatriz, entre otras disfunciones situadas en la zona ginecológica pélvica.

    Cualquiera de estos tratamientos ha de ser pautado en consulta ginecológica.

    Si sientes problema derivados de la pérdida de musculación en suelo pélvico, pide cita en Ginefem. Llámanos y pide cita en Ginefem. Llámanos al 922.241.598 o contacta con nosotros a través de nuestro formulario web.!

      Área de consulta



      Acepto la Política de privacidad

      Escribir un comentario